Busca aquí lo que necesites:

lunes, 25 de abril de 2011

Como pez en el agua


Parto acuático
El proyecto más importante de la vida de la pareja está por abrir los ojos y de ambos dependerá recibirlo en un medio hostil lleno de estrés y tensión o bien darle la bienvenida con suavidad y armonía.

Directamente no está en manos de los papás detener la violencia y los fenómenos naturales que ocurren en el país o en el mundo; no obstante, lo que si pueden hacer es procurar que el nacimiento de su heredero sea lo más bello posible.
En la época de Jesús no existían quirófanos ni los procedimientos que de éstos se desprenden; Nefertiti llegó al mundo sin la necesidad de instrumentación médica y algunos años más tarde reinó Egipto. Juguemos con la especulación, ¿Qué sucedería si tu retoño naciera mediante un trabajo de parto sin la intervención de procesos médicos?
¡Ojo mamás! Nuestra experiencia nos dice que la cesárea solo se justifica cuando hay preeclampsia severa, si el niño viene en posición transversa o sentado, en casos clínicos muy particulares o bien cuando el parto no se dio después de varios intentos para lograrlo” comenta a Brake Over, Gabriela Zebadua, partera certificada por la SSA.
Para que un trabajo de parto se de en las mejores condiciones posibles, la mamá debe aprender a perderle el miedo, conseguido esto se relajara plenamente, escuchará su cuerpo y ambos, - mamá e hijo -, irán creando juntos el momento del alumbramiento, afirma la experta y agregó que todo esto es sin la necesidad de introducir químicos al cuerpo de la madre y mucho menos cirugías.

El miedo aprendido
Es una costumbre arraigada entre las mujeres que la mamá le diga a las hijas: “con tus hijos lo vas a pagar porque te va a doler”; también es usual que las damas asocien el trabajo de parto con el dolor, de ahí que se diga que un varón no lo resistiría. “Lo cierto es que la mujer informada, que ha visto videos de parto en agua, se da cuenta de que la nueva mamá aparece en la pantalla con una gran sonrisa y aunque puede experimentar algunas molestias, éstas se encuentran lejos de lo que se cataloga como un cuadro de dolor”, apunta Zebadua.
“El parto sin dolor se logra cuando la mamá ha aprendido a conseguir una relajación absoluta pues en esta estado comienza a secretar una hormona llamada relaxina, sustancia química natural que favorece a que los músculos del canal del útero y de la pelvis se abran para que el bebé pueda salir tranquilamente”, afirmó.
Para que este proceso se cumpla, la pareja debe tomar previamente un curso en el que la mamá aprenderá a respirar, papá a cómo auxiliarla y qué es lo que debe de hacer, y sobre todo a que los dos logren estar en la misma sintonía para que la mujer logre la relajación absoluta, lo cual es el factor clave del parto sin dolor.

Parto acuático, bondadosa opción
El curso que mamá y papá tomaron, la conexión con el universo en el momento de que el bebé va a nacer y el factor del agua tibia son los ingredientes para un parto hermoso, ya que al estar introducidos en una tina el cuerpo de la mujer podrá relajarse más fácilmente y el neonato entrará en contacto con la vida terrestre a través de un ambiente ya conocido por él.
“Hemos observado que fuera del agua, la mujer que va a dar a luz por primera vez tiene dilataciones del canal del útero de un centímetro cada dos horas. Mediante el parto acuático estos tiempos se reducen y se logran hasta 1 cm cada treinta minutos y se ha llegado a tener alumbramientos de 10 dilataciones en una hora” afirmó Gabriela Zebadua, quien hoy día es mamá de cinco hijos, el más chico de ellos de un año 9 meses.
El parto acuático puede ser una opción para cualquier mujer, desde la menor de edad que por alguna razón se embarazó hasta para aquella a la que los médicos ya le dicen “añosa” por tener más de 35 primaveras.
“La mamita más grande que hemos tenido fue una mujer de 45 años que tuvo a su primer hijo mediante el parto en agua. La más pequeña fue una jovencita de 15 y en ambos casos tanto el bebé como las mamás llegaron a buen puerto”, afirmó la Partera.
Zebadua nos contó que ninguno de sus partos le causó dolor. Ella manifestó que se sintió discriminada cuando la clasificaron como “mujer añosa” y que se supone que por ser mayor de 35 años y tener ya más de dos hijos el procedimiento que se debe seguir es la cesárea.
“Mi quinto hijo también nació en medio acuático y eso me permitió colocarme dentro de la tina como yo quería y no tener que estar forzosamente acostada en una posición incómoda. También se supone que por ser mi quinto hijo no podría ser de manera natural, lo cual en la experiencia es falso pues si al cuerpo no se le meten químicos o bisturí, éste puede recuperarse prontamente sin tener el riesgo de que se abra una herida (la cesára)”, comentó Gabriela Zebadua.

Cuando buscar una segunda opinión
** En algunas ocasiones, - y a pesar de que la pareja esté fundida con el cosmos en el momento del alumbramiento -, el trabajo de parto no se logra de manera natural, es entonces cuando la cesárea se declara necesaria. Para llegar a esto, el médico y/o la partera deben ser muy honestos y previamente deberán haber facultado a la mujer de la capacitación necesaria para que el alumbramiento se hubiera podido dar sin intervención quirúrgica.

** El cordón umbilical enredado en el cuello del neonato tampoco es condicionante de cirugía. “Si la mamá se relaja y suelta al bebé, el neonato al entrar en contacto con el agua lo hará con el cordón alrededor del cuello, él seguirá respirando a través de esta conexión y también él será quien solito se lo quitará. De esta manera la mamá y quienes estén auxiliando en el parto solo tendrán que supervisar que esto suceda así”, dijo la Partera.

** De acuerdo con lo expresado por Gabriela Zebadua, se supone que por protocolo médico, las mujeres embarazadas menores de 17 años deben ser intervenidas quirúrgicamente porque sus huesos son muy pequeños y se pueden romper. Para la Partera certificada, la edad no es justificación pues en los medios rurales las féminas de 13 o 14 años tienen a sus hijos sin ninguna complicación. Aunado a esto, argumenta que su experiencia le da el respaldo.

** El tamaño de la cadera de la mujer o la llamada “desproporción céfalo-pélvica” tampoco es considerada como justificación de césarea para la Partera Zebadua, ya que de existir se puede recurrir a la fisioterapia con lo que se mejoran las condiciones para la mamá y se evita la cirugía. Aunado a esto apuntó que sólo en el 1 por ciento de los casos la cadera no ayuda al parto natural.

** Embarazos continuos. “Los médicos dicen que entre un parto y otro debe haber una separación de al menos dos años, sobre todo si hubo cesárea. Nosotros hemos atendido a una mujer que tuvo a su primer hijo y cuatro meses después se volvió a embarazar. El parto acuático le funcionó muy bien sobre todo porque como no hay heridas el tiempo de recuperación es más rápido”, Zebadua.

** Las mamás que ya han tenido hijos mediante cesárea pueden recurrir al parto acuático. Gabriela Zebadua contó que ella asistió a una mamá que ya había tenido dos cirugías y que su tercer hijo no lo quería tener en quirófano.


¡Aguas!
Así como la Partera Gabriela Zebadua afirmó que en algunas ocasiones la cesárea es necesaria, e inclusive ella misma la tiene contemplada como alternativa cuando va a asistir a una labor de parto, también opina que es un procedimiento quirúrgico que en la mayoría de los casos se puede evitar y que en algunos no se vale.
“No se vale que a una menor de edad le generes el trauma de una herida que se va a sumar a la carga emocional que ya trae por estar embarazada. Tampoco se vale cuando se busca evitar el dolor, pues de todos modos éste va a estar presente”, apunta Zebadua.
Aunado a esto recomendó que observes cuidadosamente los intereses de tu médico ginecólogo, pues dijo que hay algunos que recurren por default a la cesárea y dio los siguientes tips: 1) Si nunca te ha cancelado una cita es porque su agenda está perfectamente estructurada y tú serás otro caso que entrará en su sistema; 2) Si cuando llegas a la consulta nunca ves a una mamá con bebé en brazos, pues si todos los partos que asiste son mediante cesárea no quiere que sus pacientes se den cuenta de esto; 3) Si tu parto lo quiere programar forzosa e ineludiblemente para la semana 38 y ocupa cualquier argumento para que esto sea así, ya que de llegar a la semana 39 o 40, él corre el riesgo de que el alumbramiento sea natural y 4) Si a la semana 32 o 34 te manda poner maduradores pulmonares para el bebé, esto puede ser señal de que trae una cesárea entre manos.


Para reflexionar
** Sin el afán de satanizar el procedimiento quirúrgico de la cesárea, hay que observar que a final de cuentas es abrir con un bisturí el vientre de la madre, a partir de ahí se tiene que seguir todo un procedimiento para extraer al bebé. Terminado el trabajo de parto la mamá requiere de los cuidados postoperatorios, entre los que se encuentra el control del dolor para el que se aplican analgésicos.

** Traer al bebé mediante un medio acuático es una labor que requiere entrenamiento, esto favorece al vínculo entre los papás y los hijos. Se dice que los niños nacidos en parto en agua son más comunicativos y desarrollan mejor sus funciones congnitivas y físicas. (Se puede pedir testimonio a papás asistidos por la Partera Zebadua)

** El medio acuático es tan higiénico para el bebé como la placenta misma en donde habitó durante los últimos nueve meses, ya que de acuerdo a lo expresado por la entrevistada, el único cambio de ambiente será cuando entre en contacto con el aire.

Te dejamos estos dos videos para que tú junto con tu pareja y médico ginecólogo puedan sacar la mejor conclusión.




Dato
Preeclampsia: Es una afección del embarazo en la cual se presentan hipertensión arterial y proteína en la orina después de la semana 20 de gestación. (Fuente: medlineplus.com)

La entrevistada
Gabriela Zebadua, partera certificada por la Secretaría de Salud.
Instructora en psicoprofilaxis perinatal.
Curso de psicoprofilaxis gratis para las la comunidad Brake Over

Contacto:

2 comentarios:

GABY RG dijo...

HOLA mi pareja y yo optamos por que nuestro BB naciera en agua y la verdad es la experiencia mas hermosa que hemos Vivido junto a Gaby Zebadua ...ademas la recuperación es rapidisima pues nadie invade tu cuerpo con nada . . . y si pones en práctica todo lo aprendido en el curso ni siquiera es doloroso .... MIL GRACIAS GABY!

Brake Over dijo...

Gracias por tu comentario, ya se le enteró a Gaby Zebadua, saludos.