Busca aquí lo que necesites:

lunes, 11 de abril de 2011

Numerología

Siempre has querido saber por qué tu espíritu es indomable y a toda costa buscas la manera de imponer tus reglas, además de que es costumbre tuya romper con lo establecido. Esa esencia de tu personalidad es herencia y obsequio de tus padres, directamente se relaciona con tu fecha de nacimiento y al mismo tiempo está marcada por tu nombre de pila.
Por: Héctor Ramos

“La numerología es una maravillosa herramienta de autoconocimiento que nos permite identificar cuál es nuestra energía, qué venimos a hacer a esta vida y cómo lo podemos trabajar”, comentó en entrevista para BRAKE OVER, Lucía Blanco Pantoja, directora General de Lublan Consultores.

¿Es un conocimiento esotérico? – Se le preguntó

Totalmente – dijo.

La palabra esotérico proviene del griego estoterikos cuya raíz es eso que quiere decir adentro. De acuerdo con la especialista en Recursos Humanos, desde la perspectiva de desarrollo humano es una forma de ver hacia el interior de uno mismo, por lo que se relaciona con el autoconocimiento.
Así como todas las personas poseen una Clave Única de Registro de Población (CURP), también se cuenta con un número que representa la misión que se tiene en esta vida.  Este dígito se determina a través de la sumatoria de los valores de la fecha de nacimiento. Por ejemplo: Si una persona nació el 4 de junio de 1975 es portador del número 5
Cada número tiene una vibración positiva y otra negativa. Esto no quiere decir que sea malo o bueno, simplemente representa los recursos a favor o en contra que cada uno tiene. En el caso del número 5, las personas que portan este número son de tendencia rebelde que si canalizan bien esta energía pueden hacer grandes transformaciones, de lo contrario están en riesgo de iniciar un sinnúmero de cambios pero sin concretar ninguno.
Diferentes fechas de nacimiento nos pueden dar el mismo dígito final, tenemos el caso de los nacidos el 17 de marzo de 1937 o los que lo hicieron el 2 de octubre de 1954, en ambos casos el número resultante es 4.
“El 4 lo debemos entender como la misión de vida, el destino o el para qué se llegó a este mundo, sin embargo, la forma de llegar a este 4 no es la misma para los dos casos”, destacó la experta en numerología.

17 de marzo de 1937
1+7=8; marzo=3; 1+9+3+7= 47= 4+7=11= 1+1=2, por lo tanto: 8+3+2=13= 1+3=4

2 de octubre de 1954
2; octubre= 10= 1; 1+9+5+4= 19= 1+9= 10= 1+0= 1, por lo tanto: 2+1+1= 4

En el caso de los nacidos el 17/3/1937 se llegó al cuatro a través de un 13, mientras que quienes arribaron al mundo el 2/10/1954 lograron su 4 de manera directa.
“Esto lo que quiere decir es que aunque dos o más personas lleguen al mismo lugar, será diferente la manera en la que cada uno lo hagan. A mí me gusta compararlo con un viaje, todos podemos llegar al Big Ben pero habrá quienes lo hagan en avión, otros en barco y algunos se aventarán la odisea caminando”, comentó Lucia Blanco Pantoja.

Todo es número
“Aunque el estudio de los números ha existido desde siempre, los orígenes de este conocimiento esotérico se remontan al año 582 antes de Cristo en la isla de Samos, Grecia, fecha y lugar en el que nace Pitágoras, a quien se le conoce como “El padre de las matemáticas”, dice Blanco Pantoja.
De acuerdo con la entrevistada, fue el filósofo y matemático griego el primero en desarrollar la numerología y esto se dio porque en el afán de explicar el orden del universo, Pitágoras relacionó a cada planeta con un número y éste a su vez con una “vibración” o energía, la cual tiene dos cargas: positiva o negativa.
Explicó que una de las principales aportaciones que hace Pitágoras a la numerología es que a cada letra del alfabeto le asigna un número, con lo que podemos transformar nuestro nombre a dígitos y de esta manera también tener otra herramienta para nuestro autoconocimiento.
El nombre y apellidos también tienen una vibración o energía y como diría la escuela de Pitágoras, “todo es número”, por lo que podemos transformar Diego (4+9+5+15= 33= 3+3= 6) Sosa (19+15+19+1= 54= 5+4=9) Ruíz (18+21+9+26= 74= 11= 1+1=2) a 8, pues el 8 es el resultado de sumar 6+9+2= 17= 1+7= 8.
“La vibración o energía que tenemos por nuestro nombre es un absoluto obsequio de nuestros padres, ya que son ellos quienes eligen la manera en la que te vas a llamar, así como cada uno te da su apellido”, comenta Lucia Blanco.
En el caso de Diego Sosa Ruíz, él tiene que aprender a manejar su número 6 de pila que se obtuvo de la sumatoria de (4+9+5+15= 33= 3+3= 6), así como dependerá de él si logra desarrollar las virtudes que el 9 y el 2 le dan a partir del apellido paterno y materno respectivamente.
Cuando las personas no logran canalizar correctamente este potencial vibran de manera negativa, lo cual quiere decir que pueden estancarse y no trascender. En el caso de Diego Sosa Ruíz, si Diego no aprende a utilizar el 9 que su padre la dio, a través de Sosa (19+15+19+1= 54= 5+4= 9) le costará mucho trabajo cerrar ciclos, así como vislumbrará la vida como un camino complicado imposible de solucionar.
“Es como una camioneta que se atasca en el lodo. Si no sabemos cómo salir del embrollo podemos acelerar mucho y en vez de liberarnos, nos vamos a quedar atrapados”, advierte Lucia Blanco Pantoja. Para evitar esto podemos hacer uso de la Carta Numerológica, en la que convergen los dígitos que obtenemos a través de la fecha de nacimiento, el nombre, el apellido paterno y el materno, los cuales en suma nos dan las herramientas para trabajar los diferentes aspectos de la personalidad y desarrollo humano, concluye la entrevistada.

Descifra tu código
Si te interesa saber más acerca del tema o te gustaría consultar a Lucia Blanco, llama al 5605-0667 o bien escribe a: brakeover08@gmail.com donde con gusto te informaremos.

La vibración de los números
Dale click en la imagen para agrandarla

Revive la entrevista
Lucia Blanco Pantoja
LUBLAN CONSULTORES

Preguntas y respuestas
¿Tú qué le hubieras preguntado?

Un regalo para nuestro público
Gracias KENZO

Checa el detalle de distinción
Grupo Crisga